20170709

Efemérides: hace 130 años todo estaba inventado

Data Estel·lar pionerística Diumenge 20170709

Mil años buscando el libro de Antonio Martín de Los inventores de noséqué. Sale en bibliografías y listados. Dado que es imposible encontrar un libro de los años 1970, pues a ver si este...

Cuando lo obtengo, es por casualidad y porque suelo mirar todo lo que me es posible cuando paso y paseo por librerías, mercadillos y tenderetes varios... con disimulo para impedir la impertinente pregunta del vendedor: "¿qué buscas?" o ¡peor! que interpreten con 100% de error que por el aspecto del presunto comprador, su aproximada edad y su fisonomía le tiene que gustar tal cosa. 

No sé lo que busco pero sé que encuentro lo que quiero cuando me doy de bruces. 

Y resulta que el tomo Los inventores del comic español 1873/1900. ¡Gracias, Antonio Martín, por escribirlo SIN acento! Es un préstamo del inglés, idioma sin acentos. Usted y yo lo sabemos: ¿qué pasa? ¿el resto del mundo hispano lo desconoce? Pues nos estamos gastando un pastizal en clases de inglés. Que me den ese dinero a mí, que haré algo útil.

En cambio, discrepo de la barra es mejor un guón: 1873-1900.

El libro está publicado por Editorial Planeta DeAgostini, que es decir Comics Forum. 

Se inserta en una supuesta Colección Moebius/Serie Antología de la cual pasamos a enumerar los números NO publicados pero que llaman a engaño porque, como tales, aparecen en la contraportada: 

Mal asunto eso de poner "Serie" y, encima añadir, otro subtítulo, con lo que van tres: si quieres que el lector pierda de vista una colección, hazlo así, editor.

Fondo rojo con letras negras, salvo el título publicado actual y el subtítulo


Colección Moebius/Serie Antología

PIONEROS DE LA HISTORIETA

0. De las Aleluyas a la Historieta (más aquí)
1. Los Inventores del Comic Español
2. Apeles Mestres [en Lite Catalana: Apel·les Mestres solamente es escritor, no dibujante de tebeos]
3. Mecachis
4. Cilla, Pons, Escaler, Rojas, Huertas
5. Xaudaró
6. Autores Fin de Siglo XIX
7. Cuando la Historieta comenzó a hablar... de Atiza a Robledano
8. Opisso
9. Las revistas satíricas del siglo XIX español

También estoy muy de acuerdo con poner esas mayúsculas en muchas palabras de los títulos. No está de moda. Lo estará cuando el Brexit sea completo y la cultura germanoparlante se instaure con más fuerza que las de la serie esa de hoteles y "crimen en el Paraíso" y otras películas donde siempre salen hospitales.

He buscado un poco y se quiere ratificar un miedo y una sospecha: solamente existe el tomo 1 pero no el 0 ni los demás. Tebeosfera solamente lista ese tomo 1, que es el que he conseguido a 15€, aunque su precio original son 1595 pesetas=9.59€ (lo dice la contraportada). 

En otro apartado, Tebeosfera dice

Colección de monografías sobre los pioneros de la historieta con un ambicioso plan editorial que finalmente no se llevó a cabo, publicándose solo número 1.

No veo que fuera un ambicioso plan por la razón siguiente: son datos que Antonio Martín tiene tan recopilados como mascados desde los años 1970, tiene datos verificados, artículos realizados, bastantes de los cuales publicados y además el libro de Los Inventores del Comic Español dice en algunas notas a pie de página que los ejemplares los ha visto porque los listados sueltos de investigadores o coleccionistas pueden ser incorrectos, y que dispone de revistas, además de haber ido a las hemerotecas a buscar y encontrarse con grandes huecos. 

Más que un ambicioso plan por parte del autor, yo llego a pensar en la típica encerrona de una empresa que, ante la insistencia de un miembro de valía, le cede una parcela insuficiente para llevar a cabo su proyecto porque a la empresa no le interesa. A las pruebas me remito, con o sin Antonio Martín, con o sin Marvel o DC en Planeta DeAgostini y, además, formando parte de un conglomerado mediáticos nacional-españolista (diario La Razón, etc, etc.), en cambio ha optado por NO realizar jamás antologías de autores españoles o estudios sobre el tebeo español. El libro es del año 2000. Escribimos esto en el 2017. Planeta DeAgostini lleva 17 años fallando a su designio histórico. Glénat y Panini le tomaron la delantera hace muchos años.

Nota: es cierto, por la fuerza de los hechos y la experiencia adquirida, que el nacionalismo español basa gran parte de su fuerza en la incultura, el olvido, el desconocimiento y la desinformación. Compárese con Francia.

Echamos en falta una bibliografía e incluso un listado de hemerotecas donde estén esos ejemplares. Qué ejemplares hay -números tal al cual-, etc. Pero es algo que echo en falta de manera habitual, y en Antonio Martín aún lo noto más: deja cosas sin explicar, sin concretar, como si todos las supiéramos por el hecho de que él ya lo sabe. Le pasa en otros libros.

Paso a copiar de allí el listado de la antología publicada, con datos verídicos y comprobados porque tengo el tomo ante mí, obtenidos para Tebeosfera por Javier Alcázar y Félix López en el año 2008.

Ponemos en negrita la primera vez que aparece cada autor.

lntroducción ... 5
Los Inventores del Comic Español ... 7
La invención del comic en Europa ... 7
La prensa en el mercado histórico español ...9
Las primeras historietas espafiolas ... 10
Historietista, una nueva profesión ... 13
Apeles Mestres, creador del comic español ... 15
Desarrollo de la primera historieta española ... 17
Mecáchis, creador del comic español ... 19
Final de siglo y futuro ... 22
Antologia de Historietas ... 25
Campaha de Tetuán. Anónimo ... 27
Las delicias de la torre, por Tomás Padró ... 28
La vida del Progresista, por José Luis Pellicer ... 29
Por un coracero, por José Luis Pellicer ... 30
Historia de un cigarro, por José Luis Pellicer ... 32
Al buen pagador..., por Francisco Cubas ... 33
Escenas Matritenses, por José Luis Pellicer ... 34
Un Drama Desconocido, Anónimo ... 36
Un enterro a la montanya, por Apeles Mestres  .... 38
Ultims moments d'un reo, por Apeles Mestres ... 39
La Sonda, por Apeles Mestres ... 40
Ultimas horas del Carnaval, por Apeles Mestres ... 42
Estudios psicológicos, por Apeles Mestres ... 44
Lo que puede costar un duro, por Apeles Mestres ... 45
Historia de un progresero, por Mecachis ... 47
Nocturno, por Mecachis ... 48
Exámenes de fin de curso, por Moya ... 49
E1 gordo, por Ramón Cilla ... 50
E1 día de la boda, por Mecachis ... 51
El día de la boda, (continuación) por Mecachis ... 52
El día de la boda, (continuación) por Mecachis ... 53
Cuasi-Dolora, por Felipe Pérez y Ramón Cilla ... 54
Un artista precoz, por Mecachis ... 55
Piensa mal ¿y acertarás?, por Mecachis ... 56
Una recomendación en persona, por Mecachis ... 58
El aguijón de los celos (continuación), por Mecachis ... 59
El oso inútil, por Ramón Cilia ... 60
Dos artistas, por A. Cazorla ... 61
Viajes extraordinarios, por Ramón Cilla ... 62
Viajes extraordinarios (VI), por Ramón Cilia ... 63
(Sin título), por Ramón Cilla ... 64
Regalo de Pascua, por Angel Pons ... 65
Un libro raro, por Angel Pons ... 66
Un altre pet...ardo. Anónimo ... 67
Todo 1o vence el amor, por Figuer ... 68
Un lance de honor. Anónimo ... 69
Auca dels pelegrins. Anónimo ... 70
El albafil y la carbonera, por Melitón González ... 71
Del cielo a la tierra (Continuación), por Apeles Mestres ... 72
Los nervios de Mariquita. Anónimo ... 74
Lo roes dels gats. Anónimo ... 75
Los dos Rribales Terrribles, por Ramón Escaler ... 76
Un valiente, por Apeles Mestres ... 77
El mayor mónstruo los celos, por Angel Pons ... 78
Odio de raza, por Mecachis ... 79
Nochebuena en Catalufa, por Apeles Mestres ... 80
¡Urgente!, por Mecachis ... 81
lmpertinencia, por Apeles Mestres ... 82
En pos de un imposible, por Mecachis ... 83
¡Por una mancha!, por José Pando ... 84
Excentricidad, por R. Lago ... 85
Epístola, por Ramón Escaler ... 86
Mientras se busca al Sultan, por Ramón Cilla ... 87
Episodio de Melilla, por Joaquín Xaudaró ... 88
Los caníbaIes domesticados, por Pedro de Rojas ... 90
Ir pot lana y ..., por Federico Guevara ... 91
Un libre cambista, por Ramón Cilla ... 92
Copiando del natural, por Victoriano Iraola ... 93
Grrrrran descobriment, por P. Buxareu ... 94
Método para cazar panteras, por Mecachis ... 95
Recurs Extrém, por Llifa-greb ... 96
En las redes de un minué, por A. Utrillo ... 97
Captufa de un bandolero, por Ramón Cilla ... 98
Ardid Amoroso, por Angel Pons ... 99
Más vale mafia que... bicicleta, por Joan Llaverías ... 100
La pata de Morgan, por Mecachis ... 101
Carateté el guasón, por F. Xumetra ... 102
Ciego y manco, por A. Huertas ... 103
Un correo sordomudo, por Mecachis ... 104
Obediencia ciega, por R. Fradera ... 105
Un fracas d'en Nofre Llonza, por J. Llopart ... 106
Terreno dificil, por Ramón Cilla ... 107
Quinientas pesetas, por loaquin Xaudaró ... 108
Patriotas de carreró, por Costa ... 109
Metamorfosis, por Apeles Mestres ... 110
Medallas yanquis, por Joaquin Xaudaró ... 111
Los caballeros de boy, por E Verdugo ... 112
Un robo en despoblado, por Méndez Alvarez ... 113 ¿No hay una calle con ese nombre?
El telégrafo sin hilos, por Joaquin Xaudaró ... 114
El pavo de Rodríguez, por F. Verdugo ... 115
El leopardo inglés en Spyon-Kop, por Joaquín Xaudaró ... 116
Revista de policía, por Navarrete ... 117
Instinto de imitación, por Apeles Mestres ... 118
Un compromiso, por Ramón Cilla ... 120
En busca de asunto, por Mecáchis ... 122
Indice ... 125


 Primera sorpresa: es un tomo del año 2000, de una época por la cual escudriñaba librería tras librería y me paraba detenidamente en la parada del Saló del Comic de Barcelona de Planeta DeAgostini. 

Leo que se imprimen 1500 ejemplares y desconfío: acaparimento a la espera de tiempos mejores. vil especulación. La fecha de "salida a la luz" es 20000628.

Ese libro-tebeo jamás pasó ante mí. O lo hubiera comprado o lo hubiera recordado durante siglos.

El formato es muy semejante en color al coleccionable de la misma editorial para Daredevil o Spiderman, y en tamaño a ciertos tomos de superhéroes, como Clásicos Marvel Blanco y Negro, una colección con ejemplares asimismo publicados en el año 2000, aunque con un papel más tosco (más entre Forum y Vértice) y con un tamaño algo menor.. Por tanto, por su similitud y porque me gustan ese tipo de formatos (aquí, un fan del libro de estilo de Comics Forum) me hubiera acercado y luego lo hubiera comprado porque habla de los pioneros, y en la maginoteca somos muy de pioneros. El Perrito Piloto, por ejemplo, suele hacer recorridos de pioneros de la aviación sin parar, y sin keroseno. Y de Pingüisí, ¿qué voy a decir? Ya conocéis cómo es.

 Historiador y periodista... ¡hola! ¿qué es esto? Con sopresa, leo que lo mencionan como "sociólogo". ¿Habrá publicado algo en la Revista Española de Investtigaciones Sociológicas. abrevidada como REIS? Pues no consta, no.

Ya que estamos: "buscar: tebeos" en la REIS.


A lo que íbamos, estamos ante un tomo excepcional que ha de tener continuidad. ¿De cuántas páginas y autores estamos hablando que puedan considerarse historietas en total? No hablemos en campos de fútbol. Hablemos en superhumores entre 1800 y 1915.... O entre 1800 y 1900 o entre ese 1872.1900: ¿5, 10, 15, 20 superhumores? Dudo mucho que haya más. 

¿Cuánto de ese material es en color? Leyendo el tomo de Los Inventores, más de lo que nos podamos imaginar.

¿Cuántas de esas historietas merecer una antología?  Hablo de las encontradas porque ni mucho menos todo ha sido localizado. El papel se quema, se moja, se come, se enmohece, se cuartea... y las publicaciones de las Españas sin libertades cerraron continuamente por la censura eclesiástica, militar, política, etc. y a eso podían ir acompañadas de supresión (quemar) los ejemplares, de cárcel, de exilios... Por eso lo que conocemos hoy en día, sobretodo son revista de la ultraderecha oficialista, del grupo ABC, como Blanco y Negro, los que apoyaron a la Restauración borbónica de Alfonso XII, cosa que lleva a los dueños, Luca de Tena, a obtener algún título nobiliario. 

¿Cuántos tomos de superhumor ocuparían las historietas de Mecachis o de Apeles Mestres o de Ramón Cilla, por poner a los que parecen ser los más relevantes?

¿O cuánto ocuparían en un cierto orden cronológico esa antologia que nos permite ya vislumbrar el tomo de Los Inventores? Un orden según ciertos hallazgos: "primera vez que..." 

¿Realmente no es factible? ¿Realmente no hay 2000 compradores interesados? ¿2000 bibliotecas interesadas? ¿Realmente España es tan cateta como parece? Puede que sí.

La opción que vemos en el tomo de Antonio Martín es bastante aceptable: la mayoría de historietas ocupan una página o se insertan de manera apaisada en una página. 

El error es cuando se colocan a doble página. Siempre lo es, en cualquier caso: dibujos o  letras que no se ven porque quedan cortadas por la encuadernación, por el papel plegado. Lo hemos sufrido tanto en dobles splash pages de superhéroes como en historietas apaisadas de las páginas centrales de TBO o en Pulgarcito (Mortadelo y Filemón, Capitán Trueno) o incluso en posters. ¡Es una mala opción! Antonio Martín cuenta en el libro que las pocas veces que decide esa doble página es como un homenaje o una forma de destacar más la historieta y que incluso elige las páginas centrales de los pliegos, y ahí me costó entender que se refería a los cuadernillos que montan los libros y que el lector puede notar mirando el lomo desde arriba o desde abajo o cuando se le caen las hojas en bloque. 

Mirad, con una hoja tamaño A4 o Folio o esos 30 centímetros de altura, y con la habilida y paciencia de ampliar páginas (que lo hemos hecho con el Word y con el Libre Office y hasta con el Paint) la mayoría de ese material se puede publicar a 1 página. 

Interesante sería que, aunque se mantenga el texto original, se pusiera debajo de la imagen general, y de manera legible (letra de tamaño buenecillo y clara tipo Arial, que sé que no os gusta pero será porque no os gusta leer) con el mismo texto puesto que, a veces, y eso pasa en el libro, se pierde tiempo en descifrar la lectura o no se ve. Y eso aumenta con textos más pequeños dentro de la viñeta (como en una historieta de la lotería) o con algún texto a pie de viñeta. En una historieta hay dos firmas pero solamente se cita una, así que propongo transcribir todo texto fuera.

Eso también permetiría una más aceptable publicación de las historietas en catalán. Antonio Martín es un provocador, y nos ha encantado que escriba que "el catalán es uno de los idiomas nacionales [ no dice: "oficiales"] de España y como tal conocido por el general de los lectores españoles". Dos razones de que no es así: lo conoce una amplia variedad, pongamos unos 11 millones de posibles lectores que viven en territorios de idioma catalán (sí, señorías, el valenciano también) y lo pueden entender muchos de los que hablen o entiendan  gallego, bable, etc... porque hay formas que entre el castellano y otro idioma, pescas casi todo... y luego el que hable castellano y se esfuerce un poco porque tenga la menta abierta o cierta cultura. Pero hay palabras que son casi imposibles sin una traducción, de las cuales algunas aparecen esta antoogía. 

Hay otra cosa: es un catalán pre-normativizado, es decir, que se escribe distinto del que dictan las normas ortográficas de Pompeu Fabra y el peligroso Institut d'Estudis Catalans (ah, la burguesía barcelonesa y su retroexcavadora que lo tritura todo). Eso implica que haya palabras ajenas o distintas o que tiren p'atrás a lectores catalanoparlantes, porque se ha hecho una gran labor educativa por la incultura en cuanto a variantes crono y geolingüísticas. Una transcripción pero también una traducción al catalán actual y, ya que estamos, al castellano... y, ya que estamos, como siempre les sobran márgenes a estos libros, al gallego, euskera, etc. Pero que, si os ponéis tontos con el "mejor en inglés", nada, en catalán y "prou" y luego en alemán o en francés o en chino mandarín.

Bueno, como ciertas ediciones de poesía o de textos latinos. 

El libro es muy interesante, aunque el texto teórico ande falto de concreción y solamente se pare en Apeles Mestres y en Mecachis (alias de Eduardo Sáenz Hermúa) de quien ignoramos si su pesudónimo procede de una palabra previa o si origina la expresión "mecachis la mar" (expresión popular famosa por la tele de los años 1960 o primeros 1970). Recordemos, porque yo no lo hacía, que incluso si Jan utiliza la expresión para Superlópez por referencia  al autor pionero de la historieta.

Y luego apenas cita a Ramón Cilla, y pone los nombres de otros. Realmente, quedan diluidos como pioneros tanto los poseriores a los dos principales como los coetáenos. 

¿Con qué nos encontramos?

Pues con que todo está inventado aunque algunos recursos de la historieta se usaran poco o de manera discontinua. 

Mecachis en Un artista precoz habla de un niño llamado Apeles que quiere ser artista. De La Caricatura, 45, 18850902.
Más claro para los torpones: Apeles no es un nombre común y curiosamente el otro gran dibujante, junto a Mecachis, se llama Apeles Mestres. Antonio Martín no lo comenta pero parece claro que es una referencia cómica y entiendo que de compañerismo. Por tanto, ya han inventado la caricatura de colegas de profesión o las referencias. Lo hemos con muchos dibujantes. Desde Stan Lee, Steve Ditko o Byrne o Jaume Rovira con March o Miguel con él mismo y De Cos, o cuando Hergé saca a Bob De Moor entre el público de un teatro de la ópera, o los comentarios de Ibáñez sobre Raf ("Mirlowe tiene más arrugas que sus autor, Raf", del Guai! número 1). Y esto ha seguido con el tiempo: en Fanhunter por Cels Piñol (años noventa) era una máxima (ya que era una especie de catálogo de quién es quién en el mundilo de cierto tipo de historieta y otras yerbas) , y en OjodePez-Fanzine (años ceronta) era lo habitual citar a los otros fanzineros o a sus tics, o incluso inmiscuirse en sus historietas.

Tengo hipótesis maginotécnicas: dado que parece que los dibujantes sí tenían relación entre ellos y recibían influencias del resto de Europa (copiaban historietas inglesas o a autores como Caran d'Ache), entendemos que lo que uno inventaba podía pasar a otro... así pues, basándome en los textos de Antonio Martín pero también en lo que sé de Historia del siglo XIX, de medios de comunicación en general, del Capitalismo (¿qué pasa? vivimos en el Capitalismo, en la sociedad económica capitalista y citarlo no nos convierte en comunistas... salvo que es cierto que los neoliberales y sus colegas no citan el palabro "capitalismo" porque así esconden esa presunta "mano invisible del mercado" como si no existiera, como si fuera lo único existente y lo natural y exclusivo), todo tiene pinta de que los editores debían de dar pa'l pelo a los dibujantes: esto sí, esto no, esto ni hablar, tú ¿qué te has pensado? que aquí hacemos humor pero no payasadas. 

Antonio Martín menciona pero no ejemplifica y no nos prueba con fotos o imágenes que a los dibujantes se les podía entregar guión e incluso boceto para una historieta. Es una restricción máxima: dibujas para mi editorial, que tiene permiso porque es del gobierno, que es potente porque es de la gran burguesía que se ha subido al carro de la Restauración y esto es lo que quiero que dibujes, de esta manera... así que no te puedes salir ni puedes innovar. 

En una historieta, aparecen bocadillos: singularmente, se supone que es una historieta dibujada por el hijo del autor. Por tanto, SÍ que conocían los bocadillos que salen de la boca para hablar y, si no se usaban, está claro en esa página, es porque algún lumbreras con poder de incultura y muerte sobre la población había conseguido implantar la idea de que "los bocadillos son para críos" y no son serios, y no vamos a malcriar a los críos para que se desmanden y nos lleven al liberalismo ateo francés donde le cortaron la cabeza al rey y a la reina, y luego pedirán elecciones libres y limpias y así hasta el cantonalismo... 

Lo veo así: tan rídículo como suena, porque es una analogía de las falsedades y líos argumentales que los tertulianos de la ultraderecha y la derecha extrema a los que pagamos en los canales públicos (a los que pagamos con nuestros impuestos un buen pico) de RNE o TVE sueltan cada día en el 2015, 2016, 2017... y antes, claro. Y llegan a esas conclusiones raras solamente para impedir que el espectador piense por sí mismo. 

Y recordemos al mccartismo estadounidense de los años 1950 y su caza de brujas cuando esta afecta incluso a los comics con argumentos pseudocientíficos y pseudopsicológicos. Y consiguieron implantar un código de autocensura entre las empresas editoriales y reducir el número de publicaciones. De "hay muchos delitos" a "los comic-books llevan historietas de crímenes" por tanto los comic-books generan criminales no hubo mucho más de un paso.

Hay cosas más curiosas. Antonio Martín se sorprende de que Mecachis solamente use un único plano por página. Si toca plano general, pues es para toda la página, y además desde el mismo ángulo. Lo curioso es que recuerdo una exposición del Saló del Comic de Barcelona sobre Little Nemo y unos textos que comentaban que "no se habían inventado" otros planos, que todos eran iguales. Que los primeros planos vinieron luego.

Primer página de la antología; Campaña de Tetuán, por Anónimo (dibujante y escritor e incluso cantante) publicada en El Cañón Rayado número 4, en Barcelona, en fecha 1859122. Planos de cuerpo entero con una viñeta de plano panorámico de una calle con ventanas de varios edificios por cuyas ventanas entran monos.

En 18881013, Ramón Cilla publica una historia "sin título" sobre unos chinos o japoneses (por el suicidio). Hay un primer plano de la cara de una mujer.

Ciertamente, abundan los planos iguales en muchos dibujantes, entre ellos, los planos enteros, de cuerpo entero, generales... pero también se usan otros. 

Ejemplo: Un altre pet... ardo por Anónimo para La Tramontana número 507 del 18910417: comienza con un primer plano de un saco, luego un plano de una figura entera en silueta (osea, pintado de negro), un plano de medio cuerpo de esa figura a la que se le ven las facciones, un plano panorámico nocturno de una calle... y hay un plano con vista del puerto, con una acción de una persecución al fondo y dos planos americanos (hasta la rodilla) de un personaje que se tapa la nariz y otro que mira hacia el lector. 

El costumbrismo que veremos años después tanto en TBO como en historietistas como Segura lo podemos rastrear desde los mismo orígenes de la historieta española. Tanto es así que conviene preguntarse si tiene un origen previo.

En Las Delicias de la Torre por Tomàs Padró para la publicación Lo Noy de la Mare, nº7, del 18660722 (¡cumple 151 años en el julio 2017 en que escribimos este artículillo!). Comenzamos por la primera sorpresa: ¡es una historieta de irse de vacaciones al pueblo! Pero si la gente está iniciando la emigración campo-ciudad. Para hacernos una idea, el Pla Cerdà para construir el Eixample (entonces, "Ensanxe" en el catalán popular de la época, "Ensanche" en castellano") de Barcelona se inicia en 1859, y parece ser que las obras son lentas hasta la decada de 1870. El Ensanche se llena de los hijos abogados entendiendo como tales a los hijos no herederos de las tierras y que habían estudiado Derecho porque esa carrera era el equivalente de Económicas/Empresariales/ADE/MBA para llevar los negocios de los -sí- latifundistas catalanes que acumulaban tierras agrarias y propiedades por doquier. Venían del pueblo, y están alfabetizados, así que son el público objetivo de las publicaciones caras para las clases populares y que sí podían ir y venir al pueblo o al vereneo ("estiueig": pasar el verano, aunque igual siguieran trabajando, pero pasando el verano en tal localidad). Pues ni siquiera se había completado ni llenado el Eixample con esa población cuando ya hay historietas barcelonesas que tratan ese tema de ir al pueblo. 

Entendemos que "la torre" del título pueda ser una torre (por la forma de torre medieval) de veraneo (en francés, chalet;, una casa de pueblo o una casa nueva o modernista (gente de perras). 

De todas maneras el resultado es bastante precario: van por desastrosas carreteras porque, recordemos, España jamás tuvo intención de realizar obras de infrastructura que suelen preceder a la Revolución Industrial en la llamada Revolución de los Transportes. La llegada del ferrocarril es precaria, foco de corrupción, regalos de los grandes patriotas a las empresas corruptas francesas o británicas, con sus puertas giratorias del ministerio a la empresa, con burgueses y marqueses que solamente quieren trenes que los lleven hasta su lugar de vacaciones, y el rescate final en 1941 en la empresa llamada RENFE. En paralelo, no hubo nunca vías de comunicación dignas de tal nombre desde que los ilustrados las pedían desde principios del siglo XVIII (Jovellanos y compañía, y para quedar mal o peor).

El resultado final de la historieta, con un dibujo difícil de ver, es algo que hemos podido ver tanto en Segura desde los años 1960 (el de Rigoberto Picaporte, en esa serie; en otras; o en páginas temáticas publicadas ya en el TBO de mediados de los años 1990) o, de manera habitual en La Familia Ulises o en otras historietas de Benejam y otros desde los años 1940 a los 1960.

Un ejemplo es la imagen de la viñeta cuya frase dice: "¡Quina delicia lo no poder dormir per mes que un vulguia!"

En catalán normativizado: "Quina delícia no poder dormir per més que un vulgui"
En castellano habitual; "¡Qué delicia el no poder dormir por más que uno quiera!"

Oprobio y deshonor al que decidió quitar el signo inicial de admiración y de interrogación en catalán obligándonos a leer cada oración hasta el final antes de saber si hay que pronuciarla neutra, con exclamación o con el sonido de una pregunta.

No se puede dormir por el desastre de habitación precaria (aunque sea un palacio para el 60% de la población española de la época, y para el 80% de los habitantes de las inmigrantes que van a la industrial en las ciudades). El Sol entra con fuerza (y con cara y ojos, que es otra novedad que ya tenían, por tanto, los primigenos tebeos), algo que parecen moscas o mosquitos (puntos que se ven en la parte superior), etc.


Pocas veces se ven líneas cinéticas o similares... pero también existen. En El Aguijón de los Celos, por Mecachis, publicado en La Caricatura, número 87, en 18860907, tenemos algunas líneas cinéticas y la conversión habitual del personaje en una metáfora visual, según la frase de la parte inferior de cada viñeta.

Así, si se habla de "Campanillas" con temblor, tiembla la cabeza, y vemos su movimiento como si fuera una campana. Es decir, si no se dibujaba la representación del movimiento no era porque no se supiera sino porque no se atrevían por alguna razón de costumbres, moral, por miedo al rechazo del lector o, sospecho de nuevo, por el rechazo del editor y o la prohibición del mismo, es decir, por miedo a quedarse sin trabajo el dibujante.

El efecto cómico y narrativo es claro: te enteras de lo que sucede.

Mueve las manos y la cabeza a toda velocidad y de manera continua, como un péndulo o una campana:





En la misma historieta, tenemos la representación de "fue cosa de un instante". ¡Atención, porque creo que no fui el único que me quedé sorprendido cuando me encontraba en historietas con este tipo de dibujo que era "hace poco y ahora" o "un movimiento muy rápido"!

Es que incluso dibuja con línea de puntitos los brazos de los instantes anteriores. Es tan rápido que apenas se ve... ¡pero todo esto es anterior al cine! Y Mecachis se dedicará a la foto pero, según los datos de Antonio Martín, "en sus últimos años". La historieta es de 1886 pero él fallece en 1898, así que vamos a otorgar que sus últimos años fueran de 1896 en adelante.

Hago hincapié en la foto porque ahí pudo haber realizado fotos rápidas en lo que se denomina cronofotografía (palabro que me he encontrado de casualidad buscando sobre Duchamp, que viene luego), por ejemplo con una escopeta fotográfica precedente directo del cine .  A la vez, con esta viñeta se avanza unos ¿20 años? al movimiento artístico italaiano llamado Futurismo, el arte del movimiento, lo que pasa es que en Italia saben más de marketing. El Futurismo italiano comienza sus andanzas en 1909. Se avanza a Marinetti pero también a Marcel Duchamp (por cierto, también fue caricaturista), el de Desnudo bajando la escalera número 2 del año 1912.

¿Se basó en algún precedente o coetáneo europeo o estadounidense? En el libro de Antonio Martín no se dice nada... pero sí que dice que él encontró la primera historieta española, con fecha de 1875, en los años 1970 y que hasta el año 2000 nadie más ha hecho más investigación publicada, y ahí saca él el dato de 1873. Es decir, que no todo lo puede hacer una persona, así que no lo podemos responsabilizar de toda la información o ausencia de la misma.



Sé que os habéis quedado con ganas de más pero me voy a comer porque son casi las 19h30'.