20170308

Anuncio Sport Mental y el grumete Diabolín de regalín

Data Estel·lar sense solució Dimecres 20170308

Yo, a lo mío... lo digo porque me miro a veces el listado de páginas anunciadas en tebelogs dreamers y la maginoteca siempre va dando la nota discordante. Arf, arf.

La revista Sport Mental fue una publicación de pasatiempos de la Editorial Bruguera. La recuerdo con tapas rosas, o igual es que hubo otra revista también de pasatiempos pero para un público infantil y que fuera esa la que tuviera las tapas rosas.

Me hizo gracia encontrármela a finales del 2016 en un anuncio.

Nos ha sido más fácil escanear en tamaño A3, así que tomáos la historieta tabaquera del Grumete Diabolín por Segura como un regalo.

Del Super DDT 119 del año 1983.
El dibujo es de Ricardo ¿o de su hermano? Se trata de ese extraño dibujante del que no conocemos apenas historietas propia, sí algún chiste y sí varias ilustraciones o secciones ilustradas por él y, entiendo, que escritas por él.

Cuando veía sus dibujos pensaba que estaban mal dibujados. Lo sigo pensando.
Pero también pensaba que de todo tenía que haber en la viña de los tebeos. Que tendría su estilo, que igual era más intelectual, alguna explicación tenían que tener aquellos dibujos a los que se permitía ser grandes, vacíos y temblorosos.

Sin embargo, vengo de leer unas declaraciones de Andreu Martín en un libro llamado Les Generacions del Comics que, junto a las que conozco de Purita Campos, por ejemplo, aquí en la última entrevista que le conozco cercana a este artículo de marzo de 2017, resulta que tenías que ir recomendau, que si no ibas de la mano de un conocido de la editorial, o para ir a ver a alguien de peso. Vázquez recomienda a Purita y al final eso le abre la puerta de la editorial. La última versión, la de Jot Down dice:

Pero mi hermano conocía a Manolo Vázquez —vamos, lo conoció en un bar—, y este se enteró de que yo dibujaba, y le dijo: «Dile a tu hermana que se pase mañana por la editorial y que pregunte por mí. Le atenderemos». Entonces me fui al día siguiente con mis modelitos de moda, con lo que yo tenía hecho, me presenté en la editorial Bruguera y les dije que venía en nombre de Manolo Vázquez, que había quedado con él. Y Víctor Mora, que fue quien me recibió, me dijo: «¡Pero si Manolo Vázquez no viene por aquí nunca!»  

 
Andreu Martín ¡tiene autobiografía y nadie nos lo había dicho! pidió ir a ver a "Rafael González" porque leyó su nombre en una revista pero no le hizo ni caso: "ya me miraré sus trabajos, ya le diré algo". Queda en pésimo lugar. Aaaaah... pero resulta que luego pudo entrar porque un conocido suyo


En definitiva, enchufismo. Lo veo con desesperanza porque es el único ismo que noto exista en el siglo XXI.

Y luego sabemos de buenos dibujantes que no entraron o a los que se les puso todas las trabas posibles, como el caso de Casanyes: haga mil páginas semanales y entonces sí le permitimos lanzar sus propias series.

Con eso, me queda tocada la imagen de Ricardo y tal con su dibujo.

Supongo que lo suyo eran los pasatiempos porque montones de páginas de los años 1970 son suyas.

¿Era Sport Mental una forma de darle una revista para sus pasatiempos o era una forma de reeditar pasatiempos ya publicados previamente en otras publicaciones de la misma editorial?

Lo que recuerdo es que se podían hacer aquellos pasatiempos, que no eran ni fáciles ni difíciles. Ni eran los imposibles Orion, etc. ni eran los simplones que ahora venden en los bazares chinos.

El atractivo slogan así lo asevera:

¡AH! ¡Y los pasatiempos de Sport Mental pueden acabarse! No son como otros 

Pero igual es un recuerdo falso.
¿Cuántos números tuvo esa revista?